28 abril, 2008

Antes.

Antes de que el viejo Ayuntamiento de Aldea Moret fuese restaurado para convertirlo en casa de cultura (la del barrio de Santa Lucía), el viejo edificio acogió, entre otras cosas, un consultorio médico, la casa de un policía municipal con cara de pocos amigos y un centro social. Hubo una mesa de ping pong. Un señor nos quitaba las raquetas y las pelotas porque decía que se rompían. No recuerdo el centro social mucho tiempo abierto. Antoñito, que vivía cerca del viejo Ayuntamiento de Aldea Moret, un día no me dejó entrar en su casa a ver la película. Sólo podían entrar los que eran del Real Madrid. Yo fui del Barcelona.

No hay comentarios: