23 diciembre, 2007

La Cena Conciliadora.

Ayer estaba invitado a una cena en Aldea Moret. Una cena de cargos (presidentes, secretarios, tesoreros…de asociaciones). La invitación no era extensible a otras personas que no ostentasen cargos. Yo dije que no poseía ningún cargo y que además no entendía la razón de hacer una cena en navidad. Logré entender que la navidad ayuda a conciliar posturas. Y puede que tenga razón. Pero, por si acaso, le propuse una cena cuando las luces de la navidad se hayan apagado y los mejores deseos estén al margen de esta estúpida fiesta. Y ser portavoz, no es ningún cargo. A continuación pulsé la tecla con el símbolo del teléfono rojo.

El otro Cáceres

El otro Cáceres.

21 diciembre, 2007

El concejal

Ser concejal tiene sus ventajas. Si quieres que una persona deje el bar que tiene instalado en una sede municipal, en un barrio como Aldea Moret, sólo tienes que cortarle el suministro de la luz o el del agua. La persona se irá. Después la Justicia inhabilitará durante siete años al concejal para ejercer su función como político. Más tarde, el concejal recurrirá la sentencia y la ganará. El concejal, tendrá que limitarse a pagar una ridícula multa. Y la persona que regentaba el bar se quedará en la calle. Y después de todo esto, el concejal, que para eso es concejal, y con el fin de defender su honor, llamará cerdo a otro concejal durante un pleno. Y el concejal, algún día, dejará de estar en la oposición y tomará de nuevo su poder. Y a lo mejor, ese día, la tomará conmigo y tirará a la basura todas las reivindicaciones que puntualmente registre en la alcaldía. Un concejal, si se lo propone y le respalda la Justicia, puede con todo. Por lo menos en Cáceres, se ha dado alguna vez el caso.

18 diciembre, 2007

El Pulso

De pequeño nunca me gustó echar un pulso. Nunca me gustaron esos juegos. Además me daba miedo hacerme daño, ya que, el que tenía la iniciativa de echar un pulso era el amigo más bruto. Él siempre decía que no. Pero todos sabíamos que se ayudaba de la mesa para hacer fuerza. En el fondo no era tan fuerte.

Siempre he evitado el enfrentamiento. Sobre todo el enfrentamiento físico. El otro día me cruzaba con Vicente. Me sigue pareciendo muy feo. Pero ya no me da miedo. Cuando era pequeño le tenía pánico. Vicente tenía un ojo de cristal y un día me dio unas cuantas hostias. Estábamos jugando a fútbol al lado del colegio. De repente apareció Vicente y comenzó a meterse con nosotros. Nadie le decía nada. Todo el mundo le tenía miedo. Esa tarde la tomó conmigo. Comenzó a insultarme. Yo no respondía. Entonces pasó a las hostias. Yo no respondía. Él, con toda su fealdad y su ojo de cristal, se reía y disfrutaba. Yo temblaba y lloraba. Cuando Vicente se marchó nadie comentó nada.

A “Rafita”, un niño bastante más pequeño que mis amigos y yo, también le teníamos mucho miedo. Un día le calentó a mi primo Ismael. En cuanto “Rafita” aparecía, todo el mundo callaba. Pedía tabaco y se lo dábamos. Y si quería diversión, pobre del chico con el que jugase.

Sigue sin gustarme echar pulsos. Sigue sin gustarme pelearme. Aunque el otro día, cuando me crucé con el del ojo de cristal, me imaginé dándole una buena hostia en la cara. Como aquellas que él me dio aquella tarde mientras mis amigos miraban para otro lado. Supongo que es lo que suelen imaginar los perdedores cuando todo ha pasado.

Lo que sí me gusta es que los demás echen pulsos. Me gusta observar. Ahora en Aldea Moret están echando un pulso la AA.VV. Santa Lucía y el Ayuntamiento de Cáceres. La primera se quiere adueñar de un espacio público que pertenece a la ciudad de Cáceres. El segundo tiene miedo. Como tiene miedo, está mirando para otro lado. Y las hostias se las está llevando. Han pasado diez años. Durante mucho tiempo el anterior equipo de gobierno ha trabajado muy bien con las asociaciones. Hay asociaciones fieles dispuestas a echar un pulso antes de perder poder. El nuevo equipo de gobierno tiene miedo. Acepta echar el pulso pero no quiere dar la cara para acabar con todas las asociaciones de poca monta que se adueñan de los espacios públicos.

El Ayuntamiento de Cáceres se juega la credibilidad. Simplemente ha de jugar limpio. Esto último es lo que me preocupa. Tienen que demostrar que quieren romper con todo el baboseo que, en general, hay ahora mismo con las asociaciones. De momento el pulso que está echando, lo está perdiendo.

09 diciembre, 2007

"Ganémonos la vida"

Le robo a Pepe esta frase. Que emprenda judicialmente lo que tenga que emprender. Pero es que la frase ha de ser todos, de todas las personas. Yo, por mi parte, no pienso devolvérsela. Lo siento.

“Ganémonos la vida, así cualquier día podremos reconocerla cuando abramos bien los ojos”.

02 diciembre, 2007

"Llamando a torre de control: tenemos un problema"

Recién llegado Zapatero y su equipo al gobierno, recuerdo haber leído una entrevista que le hacía el dominical del País a María Teresa Fernández de la Vega, Vicepresidenta del gobierno. De la Vega contaba que su gobierno iba a trabajar para que los ciudadanos dejasen de creer que las empresas, las multinacionales y las corporaciones son las que en realidad gobiernan el país. Aquello pasó y ahora me encuentro con estas palabras de la Consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Extremadura, Leonor Flores. La entrevista aparece en el Periódico Extremadura de hoy, 2 de diciembre, páginas 22 y 23.

“Pregunta: En cuanto a las comunicaciones, ¿Dónde cree que se deben ubicar el AVE y el aeropuerto?

Respuesta de Leonor Flores: Dónde irá el aeropuerto lo dirán los que van a poner el dinero. Me imagino que harán el estudio de viabilidad pertinente. En cuanto al AVE conseguimos crear un triángulo perfecto Madrid-Lisboa-Sevilla”.

Lo del AVE no lo entiendo: “un triángulo perfecto”. Imagino que se refiere a que el triángulo será más perfecto que el triángulo de Barcelona, es decir, anti-socavones.

En cuanto al aeropuerto, su respuesta me aterra. Todo el trabajo de María Teresa Fernández de la Vega al traste con tan sólo una frase: “el aeropuerto irá donde digan los que van a poner el dinero”. Lo que en realidad me aterra no es tanto que “los del dinero” decidan dónde ubicar o no el aeropuerto. Lo que me aterra es que “los del dinero” decidan que hay que poner un aeropuerto en Cáceres. “Los del dinero” no hablan pero están ahí; y los del gobierno tragan con todo debido al tan manido “interés general”.

En cuanto a lo de “imagino que harán el estudio de viabilidad pertinente”: ¡Qué más da si lo hacen o no! Si no hacen el estudio es porque no es necesario hacerlo, además si no lo hacen sus razones tendrán que para eso son los que ponen la pasta.

La verdad es que todo esto me da pánico. Mira tú si “a los del dinero” les da por ubicar el aeropuerto a escasos kilómetros de Aldea Moret.

"Julia"

Con Julia López (“Julia Jabones”), me ha pasado lo mismo que con Pablo (“Pablo Colombia” o “Pablo Coleta” como me contó Jesús Foro que le llamaban antes): antes de conocerla, me han hablado mucho de ella. Y una vez que he conocido a Julia me ha pasado lo mismo que con Pablo: todo lo que me han contado era verdad. Buenas personas y muy implicadas. Curiosamente ha sido este verano pasado cuando he comenzado a tener más relación con Julia. Nos solíamos ver en las proyecciones que hemos organizado este verano con Pablo. De las proyecciones de agosto han nacido dos proyectos importantes: la radio y la “1ª enjabonada”. Por cierto, ya estamos a punto de adquirir el equipo con el que llegará el segundo programa de radio. El taller de reciclaje (elaboración de jabones a partir de aceite vegetal usado) comenzó a tener forma durante los martes del mes de agosto. Recuerdo que el último día Julia nos regaló un jabón de los que ella hace (Julia es una artesana y elabora sus propias fórmulas de jabones vegetales con o sin esencia; para decorar los hace con forma de medallón, de llave…). Con el regalo, Julia nos invitó a organizar un taller de reciclaje para cuando llegase el frío. En septiembre volvimos a estar juntos en el Mercado Asociativo (Aldea de la AMEX) que organizamos en el barrio desde hace tres años. Y en las tres últimas semanas he estado intercambiando con ella algunos correos electrónicos para organizar el taller.

Ayer celebramos la “1ª enjabonada” cuyo fin ha sido “lavar la imagen de Aldea Moret”. Habrá más enjabonadas (la idea es ir haciendo enjabonadas por distintas partes del barrio). Ayer, antes de que se marchase Julia, una compañera le dijo que teníamos que organizar otra ya mismo. Y Julia, como buena educadora, le respondió: “Ya sabéis hacer el jabón y lo podréis hacer sin mi”. Pero ella sabe que regresará a Aldea Moret aunque creo que nunca llegó a marcharse del barrio. Julia, hace muchos años, llevaba un grupo de teatro en el barrio, entre otras cosas. No hay nada nuevo. Lo que hay es mucha gente interesante por conocer.

01 diciembre, 2007

"¿Está de acuerdo?"

En el Periódico Extremadura de ayer, en su contraportada, venía un espacio titulado la “Próxima Pregunta”. Y la próxima pregunta era (copio tal cual): “Vara defiende, que, como Extremadura es muy poco contaminante, se le debe dejar albergar proyectos que, aunque contaminen, crean empleo ¿Esta de acuerdo?”.

Ante tan ramplón argumento desde luego que no estoy de acuerdo. Y el argumento es correcto pero absurdo: “Extremadura es muy poco contaminante”. Aquí Vara tiene razón, si comparamos Extremadura con Cataluña. Pero si no comparamos a Extremadura con nadie, el argumento deja de ser válido: la Siderurgia Balboa (Grupo Gallardo) es de las industrias más contaminantes de Europa. Por no hablar de la Central Nuclear de Almaraz. Es decir que Extremadura no está limpia del todo, ni mucho menos. Pero lo absurdo es la lógica de estos señores: como Extremadura contamina poco (no sé cuánto es "poco" para ellos), podemos permitirnos contaminar. Este es el principal argumento para instalar la refinería. El principal interés: el pelotazo que permitirá llenar las sacas de unos pocos.

Me parece triste todo esto. Esta mañana he escuchado a Vara. Era en la SER regional, la misma en la que el Grupo Gallardo patrocina la noticia económica del día. Vara hablaba del Protocolo de Kioto sobre el cambio climático. Decía que el objetivo de Extremadura es la industria y el empleo. Y con esto lo ha dicho todo: Extremadura puede permitirse el lujo de contaminar, ya que, creará industria y empleo ¿Está de acuerdo? Yo, desde luego, no lo estoy ¿Y tú?