09 marzo, 2007

"El olvido está lleno de memoria".

Mientras me enseñaba fotos de Aldea Moret me contaba que una de sus comidas favoritas era el caldo gallego. No le pregunté el motivo de asociar esa comida con la foto. Eran fotos del poblado minero de Aldea Moret en las que se podían apreciar la belleza de su parque. Me decía que, de alguna manera, era tiempo perdido intentar conocer un barrio a través de fotografías. Si no te paseas por las amplias calles del poblado es imposible conocerlo. El papel es frío. Lo mismo que cuando quieres conocer a una persona. No hay tecnología que sustituya al encuentro y al diálogo. Todo esto me lo dijo mientras tenía en sus manos una foto en la que lo único que aparecía era un solar. Un solar en el que un día hubo niños y un colegio.

No hay comentarios: