16 marzo, 2007

“Dios es Ateo”.

Enrique de Castro está más cerca de Jesús al afirmar que Dios es ateo. Al afirmar esto y al afirmar que Dios está al lado de los pobres, de los sin techo, de los drogadictos, de los precarios. Al afirmar que si Dios está en algún sitio, se encuentra en las chabolas, en los guetos como Aldea Moret. Al afirmar que Dios no está en los Templos Cristianos. Allí nunca estuvo. Otro sitio en el que Dios nunca ha estado ni va a estar es en el improvisado altar repleto de cruces de la Plaza Mayor de Cáceres. El altar está compuesto por varias cruces. Lo preside una cruz grande, negra, y varios lazos azules que, por su simbología y finalidad inicial, no deberían estar allí.
El altar improvisado nació a raíz de las últimas concentraciones del PP en contra del gobierno. Las cruces repletas de odio las dejaron, por desgracia, en la plaza. Y ayer, todavía permanecían muy cerca de las escalinatas del Ayuntamiento de Cáceres (PP). Es un verdadero símbolo de su política: el odio, la mentira, la hipocresía...Pero como decía un compañero que ya había visto las cruces en la plaza: “lo triste no son las cruces. Lo triste es ver la plaza llena de gente”. Y es triste. Porque ya ni Dios les va a perdonar los pecados. Dios es ateo y no está de su parte. Nunca lo estuvo.

No hay comentarios: