04 noviembre, 2006

"Rebelión en las Aulas".

Yo ya había dicho que sí. Y ahí estaba el ingeniero Thackeray y sus muchachos. Yo ya había dicho que sí y Sydney Portier en “Rebelión en las aulas” (1967) rechazaba, al final del metraje de la película, un puesto de ingeniero a las afueras de Londres. Rechazaba un trabajo de ingeniero para seguir con sus muchachos.
Yo ya había dicho que sí. Y no dudé mucho, la verdad. Sabía que en María Casares me quedaba, como mucho, un año. Ya lo había dado todo y estaba empezando a flaquear.
Mientras que Thackeray renunciaba a la comodidad, yo ya me estaba yendo de la vida de mis chicos. Todo fue rápido. Lágrimas en los ojos y un “¡Tato, Aldea Moret existe!”. K siempre bromeaba conmigo diciéndome que Aldea Moret no existía.

No hay comentarios: