12 noviembre, 2006

"Otro Cáceres es posible".

Este verano conocí a un periodista del Diagonal. Nos habló de muchas cosas interesantes, de esas cosas interesantes que no suelen aparecer en los periódicos de tirada nacional vendidos, vendidos a una causa perdida: la información neutral.
Nos habló del marketing y de los centros comerciales. Nos habló de uno en concreto. Nos habló de ese centro comercial que se parece tanto a los otros, es decir, que es igual a todos. Lo único que se esconde detrás de un traje de chaqueta y de una buena millonada de euros en publicidad. El marketing bien trabajado. Cuando el terrible atentado de E.T.A. en Barcelona, aquel en el que murieron muchas personas, los responsables del centro comercial cutre con traje y corbata invirtieron mucho dinero con este fin: que no apareciera ningún muerto fotografiado al lado de su marca comercial.
Es otro Cáceres el que tengo en mi mente. Es otra ciudad y otro barrio (Aldea Moret) el que tengo en mi mente. Y es otra ciudad y otro barrio que no necesita para alimentar su espíritu de centros comerciales cutres disimulados con traje y corbata.

No hay comentarios: